Lifestyle

A los famosos se les va la olla

Ser famoso implica tener ese puntito de locura que lleva a pegarse unas columpiadas muy serias. Pero pensarlo, es lógico, si nosotros tuviéramos tantísimo dinero como ellos, también nos costaría encontrar entretenimiento y cosas que nos hicieran ilusión. Por eso solo les queda pedir cosas que a nuestros ojos parecen imposibles para divertirse. Ellos tienen sus rarezas, y no son pocas. Recopilamos sus mayores extravagancias e idas de pinza en 2016.