tenerbuendia

Así tendrás un buen día

Y solo depende de ti y de tu actitud.

¿Llevas una temporada en la que te sientes sin energía? ¿Triste, o incluso un poco deprimida? Pues empieza a actuar antes de que vaya a más. Hay muchas formas de conseguir que tus días, a pesar de que te toque trabajar o tengas que hacer cosas que no sean muy placenteras para ti, sean muy especiales y acabes sonriendo. Todo depende de ti y de la actitud con la que encaras tu vida. Y hay algunos trucos que conseguirán que cada día sea ¡toda una aventura!

 

Un poco de aire fresco

En cuanto suene el despertador por la mañana temprano, abre la ventana permitiendo que el aire fresco entre en la habitación. Métete otra vez bajo el edredón y deja que esos primeros cinco minutos de la mañana te carguen de energía. ¡Una delicia!

 

Tu desayuno favorito

Por las mañanas, ¡date un capricho! Tu cuerpo necesita energía para arrancar y si no desayunas bien, aparte de tener más posibilidades de engordar o de desarrollar algún problema de peso, no estarás al 100% durante el día y te sentirás más triste. Así que prepárate un buen café con unas deliciosas tostadas y un zumo cargado de vitaminas. Varía a lo largo de la semana. Tu cuerpo y tu mente ¡lo notarán!

 

Camina

O corre. Lo que tú prefieras. Si no vives muy lejos de tu trabajo o puedes bajarte un par de paradas antes para ir caminando, aprovéchalo. Andar es muy bueno para la salud y te ayudará a mantenerte en forma. Además, despejarás tu mente en esos paseos, y así seguro que la semana se te hace mucho más llevadera.

 

Cocinillas

¿Te mola meterte en la cocina? ¿Te relaja? La relación entre tu horno y tú puede ser más estrecha y productiva de lo que imaginas. Practica el arte de hornear magdalenas, preparar cookies o gratinar minipizzas. Mantendrás la mente y las manos ocupadas y, además, podrás dar rienda suelta a tu imaginación y crear nuevas recetas. Y si prefieras no inventar en Internet ¡hay millones de recetas! Tu estómago es un elemento muy importante también para tener un buen día.

 

Acompañada también

Es muy bueno saber estar sola y, aunque tener un buen día en solitario está guay, tenerlo acompañada es mucho mejor. Así que es el momento para preparar un planazo con tu pareja o tus amigos para la hora de la cena.

Si te da pereza salir de casa, invita a tus amigos a pasar una noche muy casera. Pídeles que traigan las bebidas y aprovecha todo lo que has preparado en el horno. También podéis hacer unos canapés o fajitas entre todos. Y seguro que nadie dice que no a unas ricas tortitas con nata o helado.

Si lo que de verdad necesitas para terminar el día es una cena con tu chico, puedes salir con él a disfrutar de una cena muy romántica en un sitio que sea especial para los dos. Y si te apetece más quedarte en casa, podéis poner una película y hacer palomitas caseras. ¿Cómo? Pon un poco de aceite, mantequilla y sal en una cacerola, echa los granos de maíz y ponlo a fuego medio. ¡Enseguida oirás cómo explotan! Y para después… unas fresas con chocolate para seguir con una noche muy sexy y placentera. ¡Felices días!

Etiquetas: consejossaludwellness

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS