exploracionmamaria

Stop! Explórate las mamas

¿Reconoces las anomalías en tus mamas? ¿Quieres aprender?

Para una mujer es muy importante vigilar el tamaño, la forma y el aspecto de los pechos. Si no encuentras que ninguna de estas tres características cambien de un mes a otro todo está en orden, ahora, si en las exploraciones detectas cambios, bultos u otras anomalías, consulta con tu médico rápidamente.

¿Quieres aprender a reconocer irregularidades en tus pechos? Sigue estos pasos.

 

Ejercicio del espejo

Lo primero que tienes que hacer es mirarte bien en el espejo. Esto no quiere decir que te regocijes con lo guapa que eres, lo bien hecha que estás o que te fijes en cómo mejorar tu cintura, esta práctica de mirarte en el espejo tiene como finalidad conocerte bien a ti misma.

Si miras tus pechos a menudo en un espejo y los observas podrás detectar más fácilmente las irregularidades que puedan sufrir en su forma, color o tamaño.

 

Con los brazos hacia abajo

Observa la forma de tus pechos dejando los brazos caer a cada lado del cuerpo. El contorno de los mismos, sobre todo por abajo, debe ser igual, también la forma, el color y la piel, que debe ser lisa y no rugosa.

 

Con los brazos hacia arriba

Ya has visto tus pechos con los brazos hacia abajo, ahora la exploración mamaria continúa y, esta vez, tendrás que levantar los brazos por encima de tu cabeza.

En esta postura, para hacer una auto-exploración mamaría completa tendrás que fijarte si las dos axilas son iguales. Observa bien porque algunas veces no nos parece que estén desiguales aunque sufran una asimetría.

 

Junta las manos

Otro ejercicio para seguir con la auto-exploración mamaria es juntar las manos a la altura de la garganta o del cuello, como quieras verlo.

Cuando tengas las manos juntitas tira hacia la parte externa para ver bien marcados los músculos y detectar aquí si hay algún tipo de asimetría.

 

De perfil

Revisa también de perfil la forma que tienen tus mamas. Es interesante que observes tus mamas desde todos los ángulos posibles, para así poder detectar más fácilmente cualquier cambio de tamaño, forma o color y textura.

 

Aureolas y pezones

No olvides en tu auto-exploración mamaria estar atenta de tus aureolas y pezones. Si expulsan secreciones, cambian de color o aparecen heriditas, no dejes de acudir a tu médico para que te haga una exploración.

Etiquetas: consejossaludwellness

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS