serbuena

Ser buena, ¿hay límites?

A lo mejor eres demasiado buena en algunas ocasiones, ¿no crees?

Ser buena no es fácil. Para ser buena tienes que tener una moralidad muy bien amueblada. ¿Qué significa ser buena? Significa ser íntegra, es decir, que lo que dices y lo que haces no entre en controversia. Seguramente conozcas a muchas personas que dicen unas cosas pero luego actúan al contrario, eso es incoherente.

 

Cuestión de confianza

Para ser buena hay que demostrar a los demás que pueden confiar en ti. Imagínate que una amiga te cuenta un secreto o algo muy importante para ella y que no quiere que nadie más se entere. Debes guardar esa información de la manera que ella te lo pida o, si no te lo pide, a tu juicio de la manera que menos la pueda perjudicar, ¡ser cotilla muchas veces puede desembocar en una falta de integridad y en que la gente no vuelva a confiar en ti!

 

También de respeto

¿Qué más cositas te hacen ser una buena persona? Por ejemplo, el respeto a los demás, a tu pareja, a tus amigos, a los desconocidos... El respeto es algo fundamental en las relaciones humanas y si a tu chico le apetece ver las carreras de motos los domingos y a ti salir a dar una vuelta, busca la manera de respetar sus planes y su espacio y haz tú también los tuyos. Pero el respeto es algo mucho más profundo que viene a decirnos "vive y deja vivir", ¿te suena?

 

Y tolerancia

Además, ser buena también implica ser tolerante que es parecido a respetar a los demás, pero va un poquito más allá. Por ejemplo, no te gusta nada, nada, la música que ha puesto tu amiga en el coche para el viaje a la playa, de hecho no la soportas pero ¡¡a ella la encanta!! Piensa que no tienes por qué estar de acuerdo con los gustos de todo el mundo, ni con sus aficiones o sus decisiones pero puedes tolerarlo porque tampoco están haciendo nada malo, simplemente no a todo el mundo le gusta lo mismo, sino ¡menudo aburrimiento!

 

Pero siempre con límites

Y así, podemos seguir con adjetivos que definen a las personas buenas como: positivas, motivadas, sinceras, desinteresadas, empáticas, pacíficas, con capacidad para escuchar y analizar sin radicalismos, cooperantes, etc. Muchas veces también se dice "esta chica de tan buena que es...es tonta". Normalmente todo tiene límites. No hay que pecar de mala pero tampoco de buena porque en ciertas situaciones hay que saber decir que no. Si una amiga o tu pareja te pide algo y te das cuenta que es su propio egoismo el que te lo está pidiendo, ¡tienes que aprender a saber decir que no!

Etiquetas: amigasconsejossaludwellness

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS