meterpatatrabajo

¿Has metido la pata en el trabajo?

¿No sabes cómo resolverlo? ¡Toca afrontarlo!

Meter la pata en el trabajo es algo normal, desde enviar un email a tu jefe que iba para un compañero, hasta equivocarte con unas cuentas de un cliente. Dependiendo de la metedura de pata que hayas cometido te sentirás más o menos agobiada, pero ¡no te preocupes! ¡Todo tiene solución! Además, piensa que todo el mundo en el trabajo comete algún fallo.

 

Cuidado con los correos

Por ejemplo, acuérdate de aquel compañero que, por un despiste informático, mandó un correo a toda la empresa en el que contaba la borrachera que se agarró el día anterior y encima llamó diciendo que estaba malo en la cama. La tecnología en estos casos puede ir en tu contra, por eso, para no meter la pata en el trabajo es mejor que envíes los emails a tus amigos desde casa. Además tus jefes pueden enfadarse porque estás perdiendo tiempo en cuestiones personales y vanales.

 

Discúlpate cuánto antes

Lo mejor en estos casos, es que arregles la metedura de pata cuanto antes porque, seguramente, más tarde o más temprano, alguien se dará cuenta y las consecuencias, entonces sí, serán nefastas. Pide perdón a tu jefe o a cualquiera que esté implicado en el asunto. Meter la pata no sigfica que no puedas arreglarlo con un "lo siento".

Tus disculpas, tu predisposición a asumir la responsabilidad y tu sincera aceptación de la gravedad del asunto harán que los demás te respeten. Si haces lo contrario, poner excusas, autoexculparte o dar muchos detalles de por qué ha ocurrido, sólo conseguirás labrarte la imagen de una persona inmadura y poco responsable. ¡Sé consecuente!

Etiquetas: consejoswellness

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS