conocerpadres

El día D: Conocer a sus padres

Llevas un tiempo con tu pareja y os va genial. La felicidad te sonríe pero se te escapa un pequeño detalle: aún no conoces a sus padres.

¿Ha llegado la hora de conocer a la familia de tu chico? ¡Fuera nervios! Toma nota de algunos consejos para afrontarlo de la manera más natural posible.

 

¿Qué me pongo?

Las apariencias importan, y tus suegros te van a mirar de arriba a abajo. Es importante elegir la ropa adecuada para la primera cita con los padres de tu pareja. Vístete según la ocasión; no es lo mismo conocerles en una boda que en una barbacoa. Lo mejor es no darle rienda suelta a la imaginación, viste formal pero casual.
Además, evita looks muy atrevidos pero sin renunciar a tu propio estilo, que se vea que tienes personalidad. Pídele ayuda a tu chico, y si es de los que todo le parece bien, piensa: ¿qué ropa le gustaría a tu madre que te pusieras? Puede que el gusto de tu suegra se parezca bastante.
Lo más importante es que estés cómoda y seas tú misma. Si no lo estás, ellos te notarán encorsetada y más nerviosa.

 

Sencillez al poder

Si es una reunión informal, ni se te ocurra ir a la peluquería. Hazte una coleta y resalta tu belleza natural. Evita las excentricidades y dar la sensación de que te has preparado demasiado. Un bolso bonito o un buen perfume te ayudarán a darte un toque de elegancia. Y si a tu suegra le gusta algo de lo que llevas, tienes medio camino hecho y un buen tema de conversación.

 

Naturalidad

Es importante controlar el maquillaje y las joyas: sigue la máxima "menos es más". Nada de grandes pendientes que llamen la atención y el maquillaje, cuanto menos llamativo, mejor. Pregúntale a tu chico, puede que tu suegra sea de las que nunca ha usado un pintalabios.

 

El tercer grado

Seguramente, su madre te hará algunas preguntas para saber si te preocupas por su "niño" como lo hace ella. Contestes lo que contestes, recuerda: su comida es insuperable, así que admirar sus cualidades culinarias nunca está de más.
Una estrategia cruel, pero que a veces funciona, es aliarte con tu suegra. Esto es, meterte con algo que tu pareja hace mal, eso os unirá un poco. Al fin y al cabo, él no les tiene que caer bien. Hazlo con humor y educación, no seas demasiado mala.
Tu suegro seguramente sea más cercano y agradable. A veces una sonrisa basta para conquistar al padre de tu chico. Pregúntale por su profesión o interésate por alguna "batallita". Te adorará.

 

Pequeños detalles

Está bien llevar un pequeño regalo en la primera visita. Pero no te equivoques, se trata sólo de un detalle. Seguro que una planta, unas flores, o una botella de vino son buena idea. Pregúntale antes a tu chico qué les podría gustar, no sea que sean abstemios.

 

Relájate y será pan comido

Finalmente: que no cunda el pánico. Normalmente las preocupaciones de los padres desaparecen con el tiempo, a medida que la relación de pareja se afianza. Y sobre todo, no renuncies a tu personalidad y tu propio estilo por agradarles a ellos, también se darán cuenta.
Al final todo es cuestión de química. Si no congeniáis, no te preocupes demasiado, lo importante es gustarle a tu pareja, no a ellos.

Etiquetas: chicosconsejosparejarelación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS