chicadominatrix

¿Dominatrix por un día?

¿Quieres llevar tú las riendas en la cama?

Ser una chica dominatrix no significa que tengas que conocer todos los secretos del sadomasoquismo. Si en tu cabeza proyectas la imagen de la típica chica vestida de negro y cuero lo que estás proyectando es un tipo de mujer que lleva las riendas en el sexo. Una chica dominatrix es aquella que toma la iniciativa, le dice a su chico cómo moverse o lo que quiere que le hagan y no tiene pelos en la lengua a la hora de dar algunas órdenes entre las sábanas. Si crees que a tu chico le puede gustar que tomes esta postura, ¡no te cortes! No hay nada más placentero que experimentar, sobre todo en el sexo. Eso sí, respeta los límites que él te ponga y todo irá sobre ruedas.

 

Novia dominatrix

Si tu chico siempre ha tomado la iniciativa en los últimos meses, nada le excitará más que el hecho de ver que ahora eres tú la que dice cuándo, cómo y hasta dónde. La idea de que tú dirijas la situación les excita pero además, les sube el ego. O eso dicen chicos como Gerardo, de 25 años. "Cuando mi novia se coloca encima de mí y me indica que cambie de postura, que la toque aquí o allá, que varíe la intensidad de mis movimientos, etc, sé y siento que soy su hombre y tengo la impresión de que me quiere tanto que no se cansará jamás de hacer el amor conmigo."

 

Trucos sexuales

La primera condición para ser una chica dominatrix y dirigir el concierto sexual con tu chico es ser sincera y provocarle cuando de verdad tengas ganas de sexo. En ese momento, acércate a él con una mirada juguetona y confiésale entre susurros que hoy quieres llevar la voz cantante y probablemente estará encantado de ceder a tus deseos. Una vez desnudos en la cama, colócate encima de él, cógele con cariño su "juguetito" y dirígelo hacia tu clítoris como si fuera un vibrador. Cuando te haya penetrado, sujétale las manos contra la cama o átaselas mientras te frotas contra él con movimientos circulares.

Otra de las posturas kamasutra en la que tendrás el control de la situación es tumbada sobre él en la posición del 69. Desde ahí podrás compaginar tus movimientos de cadera en sintonía con los de tu boca sobre su pene y conseguir que los dos disfrutéis a tope del sexo oral. Hazle saber qué ritmo prefieres y él estará feliz de acceder a tus deseos. Seguro.

Etiquetas: consejosparejarelaciónsexo

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS