amorchico

Demuéstrale tu amor

¿Crees que es cursi demostrar tu cariño a tu chico? ¿Te cortas cuando quieres una sesión de hiper-romanticismo? Si le quieres, demuéstralo.

Te enorgulleces de ser una mujer actual que espera recibir tanto como da, especialmente en lo relativo al amor. Sin embargo, a veces te asalta el deseo de colmar a tu chico con gestos ultrarrománticos, demostrarle tu amor a tu novio... pero lo reprimes, preocupada por si un comportamiento así pudiera ser demasiado cursi.

Tranquila, los mimos no están reñidos con la modernidad y agasajar a tu compañero, lejos de coartar tu independencia, os acercará aún más, porque al mostrar interés por él logras que se sienta querido. Y eso no sólo le inspirará para ser un novio devoto, sino que también alentará sus demostraciones de cariño. Así que ponte manos a la obra... Primer gesto cariñoso, ¡ayúdale a coordinar su vestuario!

 

POR QUÉ LE ENCANTA

Si alguna vez te has topado con la típica aberración estilística masculina, tipo calcetines blancos con un traje negro o sandalias con..., bueno, con todo, entonces sabrás que el varón típico generalmente no es capaz de adivinar qué le sienta bien.

Como dice el estilista Esteban Manuel: "La mayoría de los hombres no sabe coordinar su ropa; sin embargo, les interesa mucho tener buen aspecto, particularmente si se trata de una ocasión especial como una entrevista de trabajo o una fiesta formal". Así que te estará infinitamente agradecido si le das un par de pistas.

Andrés, de 31 años, no puede estar más de acuerdo: "Mi ex repetía incesantemente que tirase la vieja camiseta que me ponía para salir con mis colegas, y no veas cómo me fastidiaba. A mi nueva novia, sin embargo, no le importa lo que me pongo en mis ratos de ocio pero, en cambio, si tengo que asistir a un acto social o algo así, me da su opinión con algunos tips de moda, tipo "este color te da un aire muy elegante". Siempre siento que quiere lo mejor para mí."

 

NO SE TE OCURRA TIRAR SU ROPA

Le regalas una camiseta vintage sólo porque has visto en una revista que Di Caprio usa una igualita o comparas su estilo (o falta del mismo) con el de otros chicos. Además, si bien no está de más decirle con toda la diplomacia posible que alguna de sus prendas está pidiendo a gritos ser relevada por algo más de este siglo, se molestará (y con razón) si invades su armario y le tiras a la basura un viejo jersey sin consultárselo antes.

 

SATISFACER DESEOS SEXUALES

Cuenta de cuántos orgasmos ha acumulado el otro para luego buscar la paridad con el campeón. Por eso, y para variar, ¿por qué no dedicar una sesión amorosa a satisfacer sólo sus deseos sexuales sin exigir contrapartidas? Además, el sexo libre de reciprocidad te da la posibilidad de invertir tiempo en estudiar sus preferencias. Podrás comprobar sus reacciones a las diferentes caricias y movimientos, obteniendo, de paso, una valiosísima información.

 

EN LA CAMA, ¡CUIDADÍN!

Tus necesidades sexuales se ven relegadas a un segundo plano de modo recurrente o sucumbes a sus deseos carnales para equilibrar otros aspectos de vuestra relación. Por muy emocionado que él se sienta gracias a tu atención amorosa, si lo haces por un motivo espúreo, tarde o temprano se dará cuenta y empezará a desconfiar de ti.

 

HALAGA A TU CHICO

Muchos hombres no se sienten cómodos recibiendo alabanzas. Se sienten poco merecedores de ellas hasta el punto de rechazarlas sin contemplaciones. Y como consecuencia de ese comportamiento, no son pocas las mujeres que creen que su chico realmente no quiere oír cosas buenas sobre sí mismo. Curiosa actitud la masculina, ¿no? Pero, al parecer, y según afirman los psicólogos, incluso si parece avergonzado ante la atención suscitada, recibir piropos fortalecerá su autoestima.

 

MÍMALO

¿El halago que está loco por escuchar de labios de su chica? Cualquier cosa relacionada con sus habilidades y eficacia, del tipo qué genio es a la hora de arreglar tu ordenador o lo increíble que te ha parecido su actuación en la cama. Todo sin olvidar esa sutil apelación a su carácter de macho protector. Haydée, de 29 años, no tardó mucho en percatarse de esto último: "Las noches que salgo tarde de trabajar, Marcos me viene a recoger a la parada del autobús para que no vaya caminando sola a casa -explica-. Y la primera vez que le dije lo segura que me hacía sentir, se infló como un pavo, así que ahora se lo repito con bastante frecuencia".

Etiquetas: amorconsejosparejarelación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS