cotilleosno

¿Cotilleo? ¡No!

¿Harta de que murmuren sobre ti?

El cotilleo, sobre todo si es falso puede dañar tu reputación, amores y carreras laborales. Por eso, conviene saber frenarlos a tiempo. Te decimos cómo.

 

¿Cómo surgen?

Los cotilleos no siempre nacen de la envidia malsana de alguien que está dispuesto a acabar con la reputación de otra persona. Muchas veces, lo que subyace detrás de un cotilleo es un intenso deseo de averiguar la verdad. La gente, ansiosa por saber más pero mal informada, empieza a pensar, indagar y suponer cosas para llenar los vacíos informativos. Y, al final, con tanta indagación y sospecha infundada, la imaginación se desboca hasta límites escandalosos.

Por si eso fuera poco, los medios de transmisión instántanea de información (WhatsApp, email, blogs...) hacen que las historias se difundan a la velocidad de un rayo y, desgraciadamente, de forma tergiversada.

 

Temas peligrosos

Aunque haya una parte real en el cotilleo, es casi seguro que el total no es del todo cierto. Por eso, hay que tener especial pruedencia si en la información original aparecen palabras delicadas como "enfermedad", "infidelidad", "números rojos" o "embarazo". De lo que no hay duda es de que cuanto más intrigante sea el material del cotilleo, más intensa será la especulación y más posibilidades habrá de que la historia se aleje de los hechos reales.

 

¿Y qué pasa con los cotilleos de famosos?

¿Hay que creerlos o no? Carmen, una periodista que trabaja para una agencia de información, nos explica un poco como surgen este tipo de cotilleos. "Cuando a la redacción nos llega una foto de, por ejemplo, un hombre y una mujer famosos, paseando o comiendo en un restaurante, tenemos que escribir algo al pie de esa foto, aunque no tengamos más información. El público quiere saber qué significa esa instantánea que, en definitiva, es como un fotograma de una película fuera de contexto. Muchas veces, nuestro trabajo en esos casos es el de darle significado a una escena y por eso añadimos pies de foto con interrogantes del tipo ¿Enamorados?". Esto demuestra que cuanto más se repite un cotilleo más credibilidad se le otorga y, al final, la bola se convierte en algo inmenso e imparable.

Etiquetas: amigasconsejosociorelación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS