superarutptura

¿Ruptura? ¡Supérala!

Descubre cómo superar esa relación.

Todas sabemos directa o indirectamente (¿quién no ha consolado a una amiga a estas alturas?) el lacerante, sordo y afilado dolor que causa la pérdida de una pareja. Y es que la vida es así, por desgracia, nos dejan, abandonamos, sufrimos, hacemos daño, queramos o no, ninguna de nosotras está a salvo del desengaño, de la pérdida, del dolor.
Para que haya habido dolor, verdadera pena y duelo por una pérdida ha de haber habido verdadero amor. Pero hay veces que nos duele, sufrimos por circunstancias, conclusiones y pensamientos puramente irracionales o emociones simplemente erróneas, nocivas. Vamos a afrontar este duro trance como mujeres, vamos a superarlo y a crecer con él.

 

¡No lo hagas!

Hay tres cosas básicas que no debemos hacer cuando ese chico nos deja - y esto vale también para las que os atormenta haber cortado vosotras-. Aferrarnos a esa relación de pareja que sabemos que está completamente muerta, caer en la autodesvaloración depresiva y pintarla de otro color.

No podremos seguir adelante si no nos deshacemos poco a poco de los vínculos que nos atan a esa pareja, desde fotografías, a conocidos superficiales compartidos, hasta llegar a su número de móvil. No podemos seguir refugiándonos en falsas esperanzas, en que todo esto no es más que una equivocación. No vamos ahora a idealizar una relación que no era perfecta ni por asomo -de hecho se ha roto- , y tampoco vamos a demonizar a ese hombre al que queríamos hasta hace poco - no te beneficia ni aunque se lo merezca-.

No vamos a salir con las amigas para acabar bebiendo es exceso y abroncando a tu ex a gritos en público por el móvil como una loca de telenovela. No aparentes pero no te autoflageles. ¿Qué pasa, es que no somos nada sin ese apoyo que él era, sin ese significado, ese espejo de nosotras mismas que era nuestro lugar a su lado? ¿Somos de golpe feas, inútiles, estúpidas y lamentables? Que no. Ni hablar de ir por ahí.

 

¿Qué hago ahora?

Vamos a hacer dos cosas. La primera de todas es encontrarnos a nosotras mismas, encontrar entre toda la turbamulta emocional que nos confunde, la verdad. Qué ha ocurrido, qué ha fallado, en qué vas a cambiar. Qué sientes tú, realmente. Meditación, Reflexión. Es muy importante que llegues a averiguar cómo has actuado y sentido, cómo eres, qué miedos te atenazan, cuáles son tus cualidades, tu verdad. Conócete. Respétate, haz lo que sientas que debes hacer. Desde la serenidad, desde la seguridad siempre, por mucho dolor que haya.


Una vez que asumas la verdad, tu verdad; podrás superarla, transformarla y expresarla, sacarla como sea preciso. Díselo a él si lo crees necesario, si lo sientes así, por "inútil" que te parezca, te liberará, te ayudará más de lo que crees a pasar página. Sal con tus amigas, apóyate en ellas, en la gente que sabes que te quiere de verdad, olvida por completo la parte social, lo superficial. Estás sufriendo porque de alguna manera estás creciendo. Y cuando toda esta tormenta pase, si no has evitado afrontarla esperando simplemente que cesara, si has conseguido mirarte en ella; no sólo serás más mujer, sino que estarás mucho más cerca que antes de una felicidad superior.

Etiquetas: amorconsejosparejarelación

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS