celos hermanas

¿Celos entre hermanas?

¿Hay cosas que no soportas de tu hermana?

"Tía, qué suerte tienes". Seguro que has escuchado esta frase cientos de veces cuando tus amigas se quejan de que ellas sólo tienen hermanos varones y tú, en cambio, cuentas con una hermana con la que compartir todo: chismes, ropa, maquillaje, noches locas... Sí, claro, es una suerte porque esa relación parece muy guay pero, ojito, porque también tiene sus inconvenientes.

Deborah Tannen, lingüista y autora de varios libros de relaciones interpersonales afirma que una de las emociones más frecuentes en este tipo de vínculos fraternales es precisamente una de las más importantes y con la que muchas mujeres no saben lidiar: los celos. "A menudo, las personas consideran que la envidia es mala, así que lo que hacen es ignorarla. Irónicamente, esto acaba dañando aún más su relación. Por eso, entender las emociones, esta en particular, puede tener un impacto muy positivo en la relación con tu hermana y en el resto de tu vida", dice la experta. ¿Intrigada por el desarrollo y resultado de esta afirmación? Nosotras sí. Echemos un vistazo a las conclusiones de Tannen y resolvemos juntas el enigma de este común, habitual y confuso fenómeno entre hermanas.

 

Siempre ha sido así

Suena el teléfono. Es tu hermana, que te llama para contarte que su primera cita con el chico que le molaba ha sido todo un éxito. Tu primera reacción es alegrarte. Pero a continuación sientes que hay algo más que no puedes explicar o que no quieres admitir: estás celosa. Incluso entre las hermanas que se llevan de maravilla, estos celos son normales. Tannen entrevistó a más de 100 mujeres que tenían hermanas y todas reconocían que ese sentimiento de celos venía de la infancia. Desde el momento en que las niñas buscan la aprobación de la misma persona, en este caso los padres, se ven a sí mismas como rivales. Los varones suelen ser más pasotas, pero las chicas no reprimen sus sentimientos y compiten entre ellas por ser la mejor.

 

Evita los celos

El primer paso para controlar este sentimiento negativo es aceptarlo en vez de esconderlo. "Las mujeres somos seres comprensivos y solidarios. Así que si le cuentas a tu propia hermana que estás celosa de alguno de sus triunfos, es probable que te confiese que ella también envidia algunos aspectos de tu vida", comenta la experta.

Cuando la oigas hablar de los éxitos personales que ve en ti, tendrás una visión más amplia y pondrás tus sentimientos en orden. Si lo que te provoca esos celos es que, por ejemplo, ella es jefa de una empresa y tú estás en paro, por ejemplo, cuéntaselo y pídele consejo. No te fijes sólo en un aspecto de su vida. Puede que laboralmente le vaya mejor que a ti, pero quizás tú seas una persona mucho más afortunada en el terreno sentimental. Saber que ella no lo tiene TODO hará que la envidia sea menos corrosiva.

 

Sácale provecho

Aunque te parezca extraño, la envidia puede funcionar como un factor motivador. "Las mujeres tienden a compararse con sus hermanas de forma constante e, inconscientemente, intentan superarlas una y otra vez", dice Tannen.

Por suerte o por desgracia, esta dinámica también la ponen en práctica en el trabajo. "Las hermanas celosas suelen ser ambiciosas en sus carreras y se esfuerzan por destacar", comenta la experta. La clave para triunfar es marcarte unos objetivos. Hazte una lista con las tareas a realizar. Por ejemplo, en primavera ya he de tener dos nuevas responsabilidades. Es como cuando tus padres te ponían deberes. Independientemente de si te premiaban, hacerlo antes o mejor que tu hermana ya era suficiente para ti.

Etiquetas: amigasconsejosrelaciónwellness

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS