primeracitaclaves

Claves para una primera cita

¿Has tenido una primera cita hace unos días y todavía no te ha llamado? ¿No sabes si algo fue mal?

¿Me visto para él o para mí?

La duda: La sabiduría popular dice que las mujeres nos vestimos más para ser juzgadas por otras mujeres que por los hombres y que a una primera cita debemos vestir sexys. Pero, ¿realmente funciona y, sobre todo, nos funciona a nosotras y nos hace sentir bien?

El consejo: Debemos cambiar nuestro planteamiento. Más que pensar para quién nos vamos a arreglar debemos pensar en el mensaje que vamos a dar. Por ejemplo, si te vistes sexy, nos sólo transmites que le quieres gustar físicamente sino también que no te importa ser lanzada y que no tienes ningún prejuicio con el sexo. Sin embargo, si te vistes natural, el mensaje que envías es que te gusta mostrarte tal y como eres, sin poner demasiado énfasis en atraerle físicamente. Por ello, dependiendo del tipo de primera cita que quieras o del tipo de hombre con el que has quedado, será más conveniente un estilo u otro.

 

¿De qué hablo en una primera cita?

La duda: ¿Quién no ha soltado más de una anécdota de la infancia poco acertada o a tartamudeado por los nervios en una primera cita?

El consejo: Lo mejor que puedes hacer en una primera cita es controlar los nervios para no hablar sin parar. Debes ser natural y no actuar siguiendo las que crees que son sus expectativas. Relájate y habla de lo que quieras, aunque también puedes tratar de buscar los temas que os llevan a un punto en común, intenta conocerle (aunque sin pasarte de cotilla) y evita hablar de los aspectos negativos en la primera cita.

 

¿WhatsApp o no? Esa es la cuestión.

La duda: ¿han pasado unos días y no te ha llamado? La incertidumbre nos reconcome y se plantea el eterno dilema tras una primera cita: hacernos las duras y no llamar o salir de dudas y mandarle un WhatsApp o hacer una llamada. Pero ahí están nuestros miedos: dar la imagen de que estamos desesperadas, parecer pesadas o, más duro aún, sentirnos rechazadas.

El consejo: La clave está en tener confianza en ti misma y no obsesionarse con el chico en cuestión tras una primera cita. Si tienes la necesidad de saber qué pasa ¡Llámale! Y si sale mal... pues ya lo dice el refrán: "Más vale ponerse roja un minuto que quedarse morada durante días".

Etiquetas: chicoscitasconsejospareja

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS