tatujaes

¿Quieres hacerte un tatuaje?

Te has decidido a hacerte tu primer tatuaje, pero antes debes resolver todos los interrogantes.

Es innegable que desde hace ya bastantes años, gana adeptos decorarse el cuerpo con tatuajes, en una especie de potenciación de la individualidad o, incluso la transgresión. Algunas veces hacerse un tatuaje es una idea que atiende a otros menesteres, como el maquillaje permanente de cejas u ojos para resolver secuelas de cirugía estética pero, en general, podríamos decir que tatuar consiste en introducir en la piel materias colorantes.

La tinta no se inyecta en la epidermis (capa superficial que se regenera con facilidad) sino en la dermis (capa más profunda que difícilmente se regenera), de ahí el carácter permanente de los dibujos.

 

Tipos de tatuajes

Los tatuajes que no desaparecen con el tiempo son los que se denominan permanentes y los que lo hacen al poco tiempo son los temporales. Éstos últimos se realizan sin agujas y se quitan en dos o tres semanas, los más populares suelen ser de henna.

Hay que tener en cuenta que para los tatuajes permanentes su eliminación es difícil y cara. El proceso se hace con láser y requiere varias visitas al dermatólogo. Aún así, no se garantiza la eliminación completa.

 

Dónde y quién hace el tatuaje

Un tatuaje tiene que hacerlo un profesional en un sitio adecuado. Está claro que esto no se cumple siempre, por lo que debemos asegurarnos de que tanto el local donde se realiza como el  profesional estén inscritos en un Registro abierto por el Ayuntamiento o la Comunidad. De esta forma se garantiza que el material empleado es desechable, que el instrumental está esterilizado y que el tatuador conoce la técnica.

 

¿Quién puede tatuarse?

A la hora de hacerse un tatuaje, la persona que decida someterse a este procedimiento debe estar sana, y a ser posible, bien vacunada. Los enfermos con trastornos crónicos, diabetes o algún tipo de enfermedad inmunitaria deberían pedir consentimiento a su médico.

Además, no es aconsejable en aquellas personas que tengan tendencia a formar queloides (cicatrización excesiva de la piel tras las heridas), embarazadas e, incluso, los anestesistas recomiendan que se eviten los tatuajes en la zona dónde hay que inyectarse la anestesia epidural.

 

Riesgos de hacerse un tatuaje

Cualquier persona puede llegar a ser alérgica a los colorantes que se emplean en los tatuajes y su reacción dependerá de la composición y la calidad de las tintas.

La mayoría de estas llevan henna, un pigmento natural no tóxico. La henna puede mezclarse con otro pigmento (PPD), un colorante sintético que también encuentra en los tintes para el cabello para conseguir el color negro. Esta especie de "henna negra" es muy alérgica, y si una persona reacciona ante ella, en el futuro lo hará tmabién ante los tintes del cabello.

Por otro lado fíjate bien que todo el material esté perfectamente esterilizado. En ese caso, el peligro residiría en la transmisión de un virus, por lo que las personas tatuadas no pueden donar sangre hasta pasados doce meses.

Lógicamente, también hay que tener en cuenta que la piel se puede infectar, aunque ese problema se solucionaría con antibióticos. Además, las personas recién tatuadas no deben exponerse al sol sin un factor de protección alto, aunque sí pueden hacerse pruebas médicas.

Etiquetas: bellezaconsejospielsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS