dieta repollo

Dieta del repollo: verdades y mentiras

Analizamos porqué no es saludable.

En general, las dietas tienen que ser variadas y contener todos los grupos de alimentos para ser saludable, excepto en casos de alergias específicas. De ahí que la dieta del repollo no sea la más recomendable para una alimentación sana y completa, aunque su efectividad puede ser enorme si la seguimos a rajatabla.

 

¿Qué es la dieta del repollo?

Como su propio nombre indica, la sopa de repollo es la base de esta dieta, muy restrictiva e hipocalórica. De hecho, tiene unas 800-900 calorías al día, cuando lo normal para una mujer adulta son alrededor de 1.500-1.600. Su eficacia radica en que se alterna una sopa de repollo muy diurética y desengrasante con unos pocos alimentos durante una semana. Después, debemos volver a llevar una alimentación sana y equilibrada.

 

¿Cómo se hace la sopa?

Se deben hervir las siguientes verduras cortadas y salpimentadas durante 10 minutos: 1 repollo, 6 cebollas, 2 pimientos verdes, 6 tomates, 1 paquete de apio. Después, la dejaremos cocinar a fuego muy bajo durante una media hora hasta que adquiera textura de sopa. Podremos tomar tanta sopa de repollo como nos apetezca a lo largo del día.

 

El día a día de la dieta del repollo

- Día 1: podremos beber tanta sopa como queramos, complementada con fruta (excepto plátanos), agua e infusiones.
- Día 2: en este día tocan las verduras frescas, y pueden comerse tanto crudas como cocidas. De nuevo, toma toda la sopa que te apetezca, agua e infusiones sin azúcar. Junto con las verduras se puede comer una patata.
- Día 3: combinamos frutas y verduras a placer con la sopa, el agua y las infusiones. Ni patatas ni plátanos están permitidos en este día.
- Día 4: llega la leche desnatada a la dieta, que podremos tomar por la mañana y por la tarde. También incorporamos 4 plátanos que comeremos a lo largo del día. Y, por supuesto, más sopa, agua e infusiones.
- Día 5: empezamos a incorporar proteínas en la comida y en la cena, con una porción de carne de ternera, pollo o pescado en cada una. Además, podemos complementarlas con un máximo de 6 tomates con un poquito de aceite de oliva. Seguimos con la sopa, el agua y las infusiones.
- Día 6: a las proteínas se añaden las cantidades de verduras que nos apetezcan durante la comida y la cena. No olvidemos la sopa cada vez que tengamos hambre.
- Día 7: en la comida y en la cena comeremos arroz integral con verduras, además de sopa, agua e infusiones.

 

Ventajas de la dieta del repollo

- Viendo la casi total ausencia de grasas, proteínas e hidratos de carbono, la pérdida de peso es más que evidente. Hay gente que ha llegado a perder hasta 5 kilos en esa semana.
- Es una dieta muy desintoxicante.
- Es sencilla de hacer porque apenas hay que cocinar ni elaborar platos complicados.
- No se toma ningún medicamento ni suplemento nutricional.

 

Desventajas de la dieta del repollo

- Es extremadamente desequilibrada. Faltan casi todos los nutrientes por lo que podemos caer en la falta de minerales y vitaminas si la realizamos durante más de una semana. No podemos vivir sin proteínas ni grasas ni carbohidratos, y esta dieta apenas los contiene.
- El peso que se pierde es de líquido por lo que si luego volvemos a llevar una alimentación hipercalórica, lo recuperaremos enseguida.
- Durante esa semana se puede notar una gran falta de energía por la falta de nutrientes. Aunque el ejercicio está muy recomendado para bajar de peso más rápidamente, se debe practicar con cuidado porque podemos sufrir mareos y dolores corporales al no tener los músculos carbohidratos suficientes que los pongan en marcha.
- La alimentación es muy monótona y poco variada, especialmente los primeros días. Hacia el tercer día la sopa de repollo se termina aborreciendo porque es la base de la dieta, y se consume en grandes cantidades para engañar al estómago.
- Se pasa hambre, por mucha sopa que se tome. Esta sopa es muy diurética y se digiere muy rápidamente, por lo que en una hora nuestro estómago vuelve a estar vacío.
- Esta dieta no la pueden realizar personas con carencias nutricionales, ni niños ni mayores de 65 años ni con necesidades dietéticas especiales. Antes de realizar este régimen, te recomendamos que lo consulte con un médico para asegurarte de que estás en condiciones físicas.

Etiquetas: comidaconsejosdietassalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS