¡Deja de usar esa crema!

¡Deja de usar esa crema!

Si tu piel reacciona así, despídete de ese cosmético para siempre.

Lo vemos anunciado en la tele por nuestra actriz favorita. O cuando vamos de ‘shopping’ no podemos evitar fijarnos en su ‘packaging’ tan divino. Y compramos ese nuevo cosmético del que nos hemos enamorado loca y perdidamente. Pero puede que no sea lo mejor para nuestra piel. Lo descubrirás muy pronto.

Primero, vigila si a los pocos minutos de aplicártelo aparece cualquier tipo de rojeces o manchas en tu piel. ¿Por qué ocurre esto? Algún ingrediente puede estar provocando pequeñas inflamaciones que causan la rotura de los vasitos sanguíneos en tu rostro. Cuidado, porque también puede producirse después de estar usándolo durante unos días.

Una señal inmediata de que lo más probable es que no sea compatible con tu piel es el picor. ¿Al poco tiempo de echarte ese cosmético sientes como el rostro te arde y tienes unas ganas horribles de rascar, rascar y rascar? Está claro que, por mucho que prometa la etiqueta, a ti no te está haciendo ningún bien.

dolor crema

Otro síntoma de que esa crema y tú no sois compatibles es el dolor. Significa que tu piel está sufriendo un grado importante de inflamación, aunque siempre tienes que consultarlo con tu dermatólogo, porque algunos productos pueden producirlo mientras se está reparando la epidermis (la capa superficial de la piel). ¿Granitos o ampollas? Deja de utilizarlo y consulta a tu médico, por favor.

Etiquetas: bellezaconsejosmaquillajetendencias

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS