cuidatupecho

Cuida tu pecho

La piel de tu pecho es muy delicada. ¡Protégela!

Seguro que estás contando las horas para irte a la playa, o ya te has pasado unas cuantas veces por la piscina. Ya sabes que hay que protegerse la piel siempre, y especialmente en verano. ¿Todavía no has tenido problemas de irritación o quemaduras? Mejor. Y como queremos que siga siendo así, tienes que tener en cuenta que hay ciertas zonas de tu cuerpo que debes cuidar todavía más cuando vayas de vacaciones y tengas planeado pasar unas cuantas horas bajo el sol.

La exposición al sol y la frecuencia a la que nos sometemos en verano dañan la piel, por eso tenemos que extremar los cuidados de la piel, sobre todo, en las zonas más sensibles como el pecho. Además, tienes que tener en cuenta que los cuidados son diferentes si tu pecho es natural o está operado. Para que sepas lo que debes hacer, te detallamos una serie de consejos y precauciones para mantener nuestro pecho en estado óptimo antes, durante y después del verano, de la mano del Dr. Federico Pérez de la Romana:

 

Para un pecho natural

- Antes del verano: entre los múltiples cuidados de la piel que tenemos que tener en cuenta, tendrás que preparar la piel con exfoliantes y tratamientos de vitamina C para reforzar las defensas. Realiza tratamientos de hidratación y reafirmantes en un centro de estética o infórmate de cómo hacerlos tú misma en casa si lo prefieres.

- Durante el verano: Utilizar siempre cremas de hidratación y factor de protección solar entre 20 y 50 (según el tipo de piel). Si es de la mayor protección posible, mejor. Recuerda que no afectará a ponerte morena.

- Después del verano: Es muy recomendable realizar tratamientos exfoliantes para eliminar las células muertas de la superficie cutánea y de hidratación para dar luminosidad y combatir el deterioro del tejido producido por los radicales libres. Así conseguirás reducir o prácticamente eliminar los efectos negativos que tiene el sol en tu piel, sobre todo en la más sensible.

 

Para un pecho intervenido

- Antes del verano: Realizar masajes de drenaje linfático  para los cuidados de la piel durante el primer mes después de la cirugía, para eliminar la inflamación. Realizar tratamientos exfoliantes, reafirmantes y de vitamina C. Es importante una buena preparación en el caso de estar intervenido para evitar posibles complicaciones.

- Durante el verano: Evitar lesiones por quemaduras usando cremas solares de 20 o 50 de factor de protección, mantener siempre muy hidratada la piel. Tapar totalmente las cicatrices para evitar que les dé el sol y evitar su pigmentación durante el primer año de la intervención. En el primer mes no se puede realizar ningún tipo de ejercicio físico. Posteriormente, se podrá realizar ejercicio moderado. Es aconsejable llevar un sujetador especial para realizar deporte.

- Después del verano: Realizar tratamientos exfoliantes e hidratar para que los cuidados de la piel sean efectivos y poder dar luminosidad y combatir el deterioro del tejido producido por los radicales libres. Realizarse las revisiones estimadas por su cirujano.

Etiquetas: bellezaconsejospielsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS