Así se aplican los polvos bronceadores

Así se aplican los polvos bronceadores

Queremos que dejes de tener ese color tan naranja, por favor.

Sí, te entendemos perfectamente. Llega el veranito y no quieres salir a la calle con ese tono tan blanco y enfermizo, a pesar de que no hayas tenido ni un solo minuto para tumbarte a disfrutar de unos pocos rayos de sol. Y sí, los polvos bronceadores son la solución perfecta, siempre y cuando sigas un par de normas en su aplicación. Por evitar ese antiestético tono naranja, ¿no te parece?

De verdad, no es tan difícil. Ni siquiera necesitas mirarte un par de tutoriales para aprender a aplicártelo adecuadamente. Solamente reparte el producto en esas zonas en que están bronceadas de forma natural por el sol, como la nariz, las mejillas, la frente y la barbilla. Solo tiene que conseguir un tono uniforme para disfrutar de ese color moreno que buscas.

Un error en el que caemos frecuentemente es no tener en cuenta nuestro tipo de piel a la hora de elegir la fórmula que mejor nos viene. Si tienes el rostro seco, nada de formato en polvos, porque se te cuarteará con mucha facilidad. Mejor opta por el líquido. Y si tu cutis es graso lo mejor son los polvos mates, sin ningún tipo de brillo, para evitar llamar la atención sobre las zonas más grasas.

adiosnaranjas

¿Otro aspecto esencial? El tipo de brocha con el que te aplicas el bronceador. Si no te gusta el resultado es probable que la culpa sea de las herramientas que estés usando. ¿Cómo tiene que ser? Grande, con forma ovalada y con fibras suaves, para repartir el producto de forma uniforme. Y adiós a los naranjas.

Etiquetas: bellezaconsejosmaquillaje

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS