¡Adiós, piel grasa!

¡Adiós, piel grasa!

Nos despedimos de los granitos y el acné de una vez por todas.

Sí, cada vez que te miras al espejo y ves tu rostro lleno de granitos e imperfecciones sabemos lo que pasa por tu mente. ¿Cómo acabo con ellos? La lucha contra la piel grasa es dura, continua y muchas veces no da los resultados que nos gustaría. Pero, ¿qué estamos haciendo mal?

Pues probablemente muchas cosas. La primera, la elección del producto con el que nos limpiamos la cara todas las mañanas. Aunque creas que lo que necesitas es un jabón que seque tu piel, el exceso siempre es malo. Si sientes el rostro muy tirante significa que es demasiado fuerte y probablemente provoques el resultado contrario: más producción de grasa. ¿Lo correcto? Un producto suave pero que no seque demasiado.

Muy importante: atenta a las etiquetas. No te compres ni te apliques nada que lleve alcohol. Aunque tenga el objetivo de desengrasar, puede causar efecto rebote e incluso, provocar la aparición de manchitas o rojeces. Y ya tenemos suficiente con los granitos, ¿verdad?

Y si es necesario, mezcla. Porque suponemos que tu piel no es totalmente grasa, ¿cierto? Hay zonas de tu rostro que tienden a deshidratarse más que otras. Es decir, es mixta. Por tanto lo más acertado es que utilices dos tipos de productos, uno que se encargue de una buena hidratación para la zona de los pómulos y otro que desengrase para la frente, la nariz y la barbilla (la famosa 'T').

piel grasa

¿Y para maquillarse? Pues despídete de todo lo que contenga aceite dentro de sus ingredientes, sobre todo en tu base del día a día. Y sería una buena idea que te hicieras con una prebase especial para pieles grasas o mixtas. Así evitarás que todos los demás productos te provoquen que generes más grasa y te protegerá de agresiones externas.

Etiquetas: bellezaconsejosmaquillajepiel

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS